Humanología | Propuestas | Libros | Contáctenos | Home
Propuestas

PROPUESTAS | Sociales
   
   
ETAPAS DE LA EXISTENCIA DEL SER HUMANO. SU CREACIÓN Y SU CRIANZA.
22/04/2016
266 lectura/s


Etapas de la existencia del ser humano. Su creación y su crianza.
Esta comunicación tiene como objetivo dejar constancia de las investigaciones que estoy llevando a cabo hasta este momento. Considero prudente y necesario hacerlo aun cuando en la actualidad haya otros tipos de búsquedas del porqué y para qué de la existencia del ser humano.
Propongo aclarar la imprescindible necesidad de dejar constancia de la etapa de creación del ser humano, como un proceso que posibilite trabajar en las causas de la infinidad de conflictos y problemas que vive tanto el ser humano como la sociedad de la cual es parte. Si bien hasta el momento se considera que la creación del ser humano – como todo lo demás existente en el universo -, es originada por un Dios Omnipotente (cualquiera ser el nombre con que se designe), debemos preguntarnos si el ser humano no existiera como parte de la energía infinita del universo (energía cuántica, es decir sin definición conceptual, y sin medida de tiempo ni de forma) la creencia – proceso intelectual -, de un Dios Omnipotente sería prácticamente inexistente.
Es necesario aclarar que la existencia de un Dios Omnipotente – cualquiera que sea -, es la resultante de la etapa mística de la evolución del desarrollo del pensamiento humano. Y que previa a esa etapa del desarrollo intelectual, está la etapa mítica –fantasiosa y mágica -, y posteriormente la filosófica – elaboración de teorías del conocimiento - y la científica – búsqueda del contenido interior de la personalidad del ser humano.
Es necesario que estas cuatro etapas del desarrollo del pensamiento humano, se desarrollan durante los primeros 6 a 8 años de la etapa infantil. Y que su empleo es tenido en cuenta como proceso de egolatría para actuar frente a un medio social que constantemente amenaza su existencia.
También es necesario aclarar que la etapa de creación del ser humano se lleva a cabo en el instante preciso y único del encuentro de los genomas femenino – óvulo – y masculino – espermatozoide -, y que en ese instante la energía de vida del ser humano es potencialmente desconocida e infinita por ser parte de la infinita energía del universo. Y también es prudente aclarar que esa energía es un proceso de movimiento continuo y dinámico que al organizarse dará origen al átomo que al integrarse a los demás átomos, iniciará la materialización de esa infinita y potencial energía con la que es creado el ser humano y que luego como persona, formará parte de la sociedad para contribuir entre todos los demás seres humanos a la evolución de la humanidad.
Es necesario considerar que esta etapa de creación del ser humano, tiene como elemento que posibilita su existencia a la capacidad sensible, primera capacidad que emplea como proceso la infinita armonía de la capacidad afectiva, la del equilibrio dinámico y continuo de la capacidad emocional y la del instinto de conservación de la vida que en ese preciso instante se crea y que es único de e irreproducible. Y que al materializarse luego como cigoto – huevo humano -, imprescindiblemente debe capacitarse para sobrevivir en un medio que se defenderá de él como un objeto extraño que tratará de destruirlo (también inconscientemente).
Y es precisamente que en ese preciso instante se inicia el proceso de crianza como elemento imprescindible para la evolución de la humanidad de la cual es parte como todo lo demás existente. Al mismo tiempo en ese instante, se inicia el desarrollo de la capacidad sensorial – que capta los diferentes estímulos que luego intercambiará con los demás – y la capacidad intelectual encargada de percibirlos, consolidarlos en sus diferentes longitudes de onda, registrarlos como memoria y evocarlos después para establecer una manera de intercambiarlos con los demás en cada interrelación e intercomunicación durante su existencia evidente a nivel del desarrollo de su capacidad social.
Considero que estas informaciones son imprescindibles aclararlas, porque de su conocimiento – que actualmente forman parte de su inconsciente – desconocimiento -, se hace posible e l emplearlas como energía que posibilitan mejorar el empleo - también inconsciente -, de las experiencias heredadas en los genes. Experiencias heredadas en los genes, que serán desarrolladas luego consciente y erróneamente, como titularidad mediante la instrucción y la educación de las diferentes formas culturales que también desconocen estas informaciones.
Estas informaciones deben ser tenidas en cuenta, pero formando parte del inconsciente para ser empleadas en el mejoramiento del empleo de las experiencias heredadas en los genes y adquiridas como cultura por medio de la instrucción y de la educación. La diferencia del empleo de estas informaciones permite denominar a este proceso como de capacitación, para contribuir a mejorar los procesos de psicoterapia que hasta la actualidad de emplea para tratar los conflictos y problemas que se originan del empleo erróneo e insuficiente de las experiencias heredadas en los genes.
Porque esas experiencias heredadas en los genes que consideramos como titularidad al ejecutarlas, han sido lo que Freud denominó como procedimiento psicoterapéutico “hacer consciente lo inconsciente”. Informaciones que necesitamos insistir en aclarar porque en realidad al no tenerlas en cuenta son la parte inconsciente pero que potencialmente son infinitas y necesarias para mejorar el empleo parcial y erróneo de las experiencias heredadas en los genes y consideradas como propias.