Humanología | Propuestas | Libros | Contáctenos | Home
Propuestas

PROPUESTAS | Sociales
   
   
SER HUMANO. SU CREACIÓN, SU CRIANZA.
19/04/2016
170 lectura/s


Ser humano. Su creación, su crianza.
(Para considerar el papel de la Adultez –conocimiento de sí mismo – y la Autonomía – empleo creativo de nuestro potencial de vida -)
Si verdaderamente buscamos capacitarnos para superar todo tipo de adicción – generadora de dependencia -, y desarrollar la Autonomía – generador del desarrollo y empleo de las energías potenciales del ser humano -, es imprescindible considerar la existencia de dos etapas en el desarrollo del ser humano. La primera es imprescindible – su creación -, sin la cual no es posible la existencia del ser humano, y la segunda es la de crianza, sin la cual no es posible la evolución como componente, de una sociedad que permite ser parte con otros del universo.
En la etapa de creación, las energías que lo hacen posible son parte del potencial infinito de energías del universo. Esa energía es esencial y cuántica (su característica es energía en constante y dinámico movimiento, sin medida de tiempo ni forma).
En la etapa de creación, existen los procesos de cooperación – del gameto femenino (ovulo) y del masculino (espermatozoide) -, que se complementan en un instante único e irrepetible. Y se inicia y mantiene esa nueva experiencia creativa de vida, mediante el instinto de conservación.
Estos procesos se llevan a cabo empleando la capacidad sensible. Compuesta por los componentes, que son el afecto como energía armónica, los estados emocionales equilibrados en ese instante y el instinto que hace posible el encuentro de los gametos y el movimiento dinámico y continuo que posibilita el desarrollo del individuo humano.
A partir de ese instante, se inicia la etapa de la crianza en la que se materializa el individuo humano. Esta materialización provoca una reacción del ambiente que da origen a la lucha por la supervivencia con los demás elementos que componen el ambiente circundante.
Es en esta etapa que se inicia el desarrollo de la capacidad sensorial – permite captar e intercambiar estímulos -, la capacidad intelectual – que posibilita percibir las diferencias, consolidarlos, interpretarlos, registrarlos como memoria y evocarlos para su empleo como medio de participación de la persona en el medio mediante el desarrollo de la capacidad social.
El desarrollo de estas estructuras permite a su vez el desarrollo de la capacidad Adulta y su empleo como posibilidad de Autonomía. Ambas hacen permiten el desarrollo y la participación creativa de la persona.
Y es precisamente el conocimiento, desarrollo y empleo de estos elementos que permiten superar la dependencia de los exterior – adicción – y afirmar el desarrollo del potencial humano de manera infinita y creativa.
Sin el conocimiento de todo lo que antecede, las experiencias heredadas en los genes nos impulsan a emplear nuestras energías de vida de manera condicionada y limitada por las culturas con que el medio nos instruye y educa. Con ello desperdiciamos por insuficiente información, el infinito potencial creativo del ser humano.